lunes, 26 de enero de 2009

Zombie meets Santana


¿Por qué está tan feliz ese señor? Los muñecos de cera no tienen sentimientos.

domingo, 25 de enero de 2009

Mandarina

Korn (sí, Korn, como decidió autonombrarse) me pidió que le pelara una mandarina. Clavé mi uña en la cáscara y el jugo saltó directo a mi ojo derecho (como en aquel episodio de la limonada). Ardor, lágrimas, gritos. No pude abrirlo hasta que me lavé con abundante agua. Malditos cítricos.

Chico guapo

Comía plácidamente a la mesa de un restaurante cuando lo vi a lo lejos: medio jipioso, medio rockero, seguramente un músico. Muy guapo. De pronto empezó a caminar hacia mí y yo me puse de mil colores. Me tocó el hombro y habló:

- ¡Hola Zombie!

- Hola... ¡Primo!

Demonios. Somos parientes. Gr.

Post de madrugada

Los vecinos tienen una fiesta muy ruidosa y gritan canciones de La Gusana Ciega. Doy vueltas en la cama. Mi reino por unos tapones para los oídos. De pronto recuerdo la fiesta de adolescentes de 1979 y a la enojada mujer en bata y con tubos en el cabello que llama a la policía para quejarse por el escándalo. Demonios, tengo 19 años y ya me molesta el ruido. Yo no quiero ser una anciana, no quiero ser así, ¡Nooooooooooooooooooooooo!

jueves, 22 de enero de 2009

miércoles, 21 de enero de 2009

Ya, un sueño y ya

Una voz extraña me decía que tenía que entrevistar a Slash por teléfono. Yo me ponía muy nerviosa porque no sabía ni qué demonios le iba a preguntar y además me encontraba en medio de una comida sumamente ruidosa. El teléfono sonaba y ahí estaba él, saludándome. Le hacía la típica pregunta, algo sobre sus fans mexicanos, en un inglés muy fluido, según yo. Él empezaba a hablar y a hablar y yo no le entendía nada porque a mi alrededor todos gritaban. Optaba por darle el avión y le preguntaba otra cosa, algo sobre sus visitas a México. Entonces él hablaba y hablaba y yo no entendía nada y me enojaba mucho porque a nadie en la habitación le importaba "mi trabajo", creían que era una simple broma, no me dejaban oír y además le subían el volúmen al estéreo. No alcancé a llorar de coraje ni a hacer berrinche porque desperté, jeje.

viernes, 16 de enero de 2009

Sequía creativa



Hay gente que sufre de los mismos problemas que yo y, además, usa las paredes como blog. Bendito sea Dios.

domingo, 11 de enero de 2009

Sueño de ayer

Estaba sola en un parque, acostada en el pasto. Me quedaba dormida, y cuando despertaba una mujer policía me agarraba del brazo y decía que tenía que llevarme a la cárcel por dormir en la vía pública. Yo trataba de defenderme diciendo que no había hecho daño a nadie ni robado nada, pero ella insistía. Lograba zafarme y escapaba hasta llegar a una calle llena de edificios, donde me encontraba a mi "grupo de amigos", que casualmente resultaba ser todo el elenco de That 70's show. Ellos me escondían en su casa hasta que la policía, que había estado buscándome por toda la ciudad, tocaba a la puerta. Yo me encerraba en el baño y ellos hablaban con ella tratando de convencerla de que no sabían nada de mí. Entonces ella sacaba de su bolsa un video en el cual, decía, tenía la prueba de que yo había estado durmiendo en la vía pública. Lo ponía en la videocasetera (porque el video era VHS) y me veía a mí misma dormida entre los árboles, con mi vestido de flores grunge. Luego desperté.

Sueño de antier

Caminaba alegremente hacia mi clase de Inglés, cuando pasaba frente a un local donde hacían tatuajes y perforaciones. En medio de un arranque de impulsividad, decidía entrar y perforarme la nariz. No me importaba el hecho de que se me hacía tarde para la clase ni tampoco que no llevara ni un quinto en la bolsa; yo entraba, me acostaban en un sillón y alguien me decía "no te preocupes, no duele nada". De alguna forma yo veía cómo la aguja atravesaba mi piel como si fuera alguna otra persona, pero también podía sentir el dolor. Después me daban a escoger el aretito y me daban otro de regalo. A la hora de pagar se me ocurría una idea: iría corriendo con mis amigos de la clase, les pediría cien pesos prestados (que era el precio de la perforación), pagaría y todos contentos. Cuando estaba de nuevo en la calle me encontraba a mi novio y estaba ansiosa por enseñarle mi nariz, pero al verme se daba cuenta de que no sólo me había perforado ahí, sino también una ceja, el labio y la barbilla. Me daba mucho miedo y ¡puf! desperté.

Mi ugly ex novio


Cada vez que veo Ugly Betty no puedo evitar recordar con horror a mi primer amor. Era igualito, con todo y los braquets y las cejas pobladas, nada más que en hombre. Yo, como era demasiado joven, creía estar perdidamente enamorada de él. El día en que me tronó lloré desconsoladamente y creí que jamás volvería a sentir lo mismo por alguien, que mi vida no sería igual, que mis sueños de casarme y tener mil hijos con él se escurrían por la coladera. Un mes después, cuando me "desenamoré" mágicamente, él quería conmigo otra vez. Yo ya tenía otros intereses: estaba aprendiendo a tocar la guitarra y ansiaba cantar en mi propia banda. Al final eso se hizo realidad. Del badulaque aquél ya no he sabido nada, pero por desgracia aún no se me ha olvidado su número de teléfono. Fin.

martes, 6 de enero de 2009

Tanto tiempo sin tocar una computadora

Me corté las uñas y, además, me las pinté de rosa. Se siente muy bonito teclear palabras con las uñas cortitas, como hago ahora y ahora y ahora y ahora y ahora y ahora y ahora y ahora y ahora.