domingo, 28 de diciembre de 2008

Experimento

¿Alguna vez vieron en El mundo de Beakman que un huevo no se revienta si lo presionan de la parte superior e inferior? Pues yo lo hice. Descubrí que todo fue una mentira, que el huevo sí se revienta y que es muy difícil de quitar de la ropa:



¡Iugh!
Todo sea por la ciencia.

martes, 23 de diciembre de 2008

Pensamiento navideño

Mientras más crezco, más fácil me resulta manejar el carrito del súper.

***

Proximamente: sentimientos a la venta. Ya no los necesito (o igual y sí, pero estoy ardida, you know).

viernes, 19 de diciembre de 2008

Conversación del día

Un niño desconocido vio mi playera de Symphony X y mis Vans cochinones y no supo qué pensar:

Niño desconocido: ¿Eres emo?

Yo: No.

Niño desconocido: ¿Eres punk?

Yo: No.

Y el niño se fue corriendo hasta desaparecer en el horizonte.

***
Consejo del día (o de la noche): cuando envíen un mensaje importante, asegúrense de enviárselo a la persona correcta. Jaja.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Hoy vi Twilight

Bien me lo decían: no vayas a verla, está horrible y es una jalada. Y ahí voy, con todo y mi refresco y nachos, a chutármela al cine. Sí, es una jalada, pero por lo menos los efectos son tan chafas que hacen reír y tiene unos diálogos que se prestan a hacer comentarios guarros al respecto. Me la pasé bien. No vayan a verla, está horrible y es una jalada (¿pues qué esperaba de una película de vampiritos adolescentes?).

lunes, 15 de diciembre de 2008

Sueño de ayer

Por alguna razón tenía que llevar a Julia Palacios, a mi ex amiga de la secundaria y a mi novio, a sus respectivas casas. Los tres subían a mi vehículo, que era una bicicleta oxidada que me costaba mucho trabajo mover con todo ese peso extra. Durante el trayecto mi ex amiga de la secundaria monopolizaba la coversación con mi novio al hablar del Boca Juniors, mientras yo sufría porque me resultaba dificilísimo pedalear. Entonces entrábamos a una calle resbalosa, la cadena de la bicicleta se rompía y yo salía volando hasta caer en el piso mojado. Me veía los codos y las rodillas, que estaban todos sucios y raspados, y me sentía la mujer más egoísta del mundo por preocuparme sólo por mis heridas y no averiguar si los demás estaban bien.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Profes creyentes

Profesora de Arte: ¿Tú eres católica, Zombie?

Yo: Pues no...

Profesora de Arte: Pero sí eres creyente, ¿no?

Yo:Negrita Pues no...

Profesora de Arte: ¡Muy mal! La fe es importantísima. Sin fe no hay nada. ¡Nada! Después voy a hablar contigo sobre eso...

Yo: Seh...

Recuerdo con cariño mi playera de Slayer perdida. Era aquella tan bonita con la portada del Christ Illusion, que además de que todos mis amigos me la chuleaban, tenía un gran valor
sentimental. También recuerdo, no con tanto cariño, mi clase de lectura y redacción impartida por un cristiano cincuentón que insistía en olerme las manos cada vez que me veía para asegurarse de que no hubiera estado fumando. Él veía con horror el Yisuscraist sin brazos de mi playera, señalaba al cielo y decía "verdad buena, verdad buena". Empiezo a sospechar de él, de seguro se la robó cuando todavía estaba colgadita en el tendedero y olorosa a Downy.

Mañana no tengo clases aunque se supone que la educación es laica y la virgen de Guadalupe no tiene nada que ver con nosotros. Seguramente mis profesores se van a ir de rodillas, pero a la taza del baño.

(Gracias Migraña por recordarme todo el temita, jeje. No somos los únicos.)

martes, 9 de diciembre de 2008

Sueño raro de hoy

Me subía a un elevador acompañada de tres yuppies y nos quedábamos atrapados en él. La claustrofobia me invadía y me desmayaba justo antes de que las puertas se abrieran. Cuando despertaba me hallaba en una plataforma junto a una bestia que me ladraba y amenazaba con morderme. La única forma de escapar era escalando unas libretas voladoras de color verde, así que yo brincaba a ellas mientras la bestia me perseguía. Al final la única escapatoria era un túnel de vidrio a través del cual se veía un fondo negro y unas manos que se pegaban al cristal tratando de atraparme. Ni modo. Avanzaba con mucho miedo por el túnel y una voz misteriosa me decía que la única forma de escapar de ese lugar era saliendo de mi "viaje", para lo cual, durante el trayecto, se me presentarían diversos obstáculos con el fin de confundirme. Así, los obstáculos fueron un hotel cinco estrellas cubierto por una burbuja gigante, un supermercado de productos naturistas y una fiesta mexicana cliché, con piñatas y cántaros de colores. Desperté antes de superar la prueba y no supe cómo acabó, pero no sé por qué siento que todo estuvo musicalizado con "Level five" de King Crimson.

domingo, 7 de diciembre de 2008

La mejor verificación de palabra


Ja, yo tenía un compañerito de clase apodado así. Luego se le cambió a "Briagui" porque solía vérsele echado en los prados de la escuela con mil tragos de más, justo debajo de un cartel que rezaba "Orgullo universitario".

viernes, 5 de diciembre de 2008

Guajolote de pierna

El otro día fui a comer guajolotes con mis amigos (no crean que hacíamos rituales o nos creíamos Ozzy Osbourne, los guajolotes son una torta con tortillas y mucha salsa en medio. Si eran clientes de este blog antes de que las entradas del pasado desaparecieran, deben saberlo bien). Yo hice mi pedido a la amable mujer que atendía el local:

- ¿Me puede preparar un guajolote de pierna, por favor?

- Híjole güerita, ya no tengo pierna...

Traté de contener el ataque de risa mientras pensaba en otro ingrediente, pero no pude. Es la segunda vez que terminamos carcajeándonos en el mismo local de guajolotes de siempre.

Fin.

martes, 2 de diciembre de 2008

Ya volví, ya volví

Gracias a todos por sus buenos deseos para mi examen. Creo que funcionaron, porque siempre sí lo pasé a pesar de las distracciones (bendita seas, memoria fotográfica).

Ayer empecé la limpieza de mi recámara (y digo que empecé porque limpiar mi cuarto es una tarea interminable y difícil). Además de encontrar toneladas de basura, cartas de amor antiguas (tanto las que no envié como las que recibí) y miles de flyers de conciertos, descubrí una lista que hice hace como dos años en la que escribí algunas cosas importantes que hice mientras Vicente Fox era presidente. Dice así:

Durante el gobierno de Fox, yo:

- Descubrí el metal

- Me enamoré tontamente por primera vez

- Recibí mi primer insignificante beso

- Vi a los Rolling Stones en vivo antes de que se momificaran más

- Me enamoré sabiamente por primera vez

- Vi Naranja Mecánica

- Compré mi primera revista de rock y supe que lo mío era escribir

- Fui a mi primer concierto (The Cranberries en el Auditorio Nacional)


Claro que hice muchísimas otras cosas, pero ésas son las que recordé. El babotas de Fox ni se imagina todo lo que ocurrió durante su sexenio.